Dice el Evangelio que Jesús estaba lleno del Espíritu Santo, porque el Padre Dios “le da el Espíritu sin medida” (Juan 3,34). Sin medida, y eso significa que Jesús está repleto del fuego, la luz y el poder del Espíritu Santo. Todo su ser desborda de vida, de amor y de belleza, porque él posee el Espíritu sin medida.

Imaginemos a Jesús feliz por esa presencia plena y desbordante del Espíritu en su corazón, imaginemos cuánta libertad, cuánta alegría, cuánta fuerza había en él cuando predicaba, cuando hacía milagros, cuando iba por todas partes derramando amor.

Y pidámosle que abra su corazón, para que de esa plenitud también nosotros podamos recibir cada día más el Espíritu Santo. Porque lo necesitamos para vivir mejor.

0 0 vote
Article Rating

Gólgota

La Plataforma de los Jóvenes Católicos

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x