Por Hiram Samir Galán Jaime LC

Hace dos semanas vivimos una de las fiestas más hermosas de la iglesia católica y que paradójicamente al mismo tiempo es de las más desconocidas y nuevas. Sobre todo para las generaciones actuales.

Me refiero a la Fiesta de la Divina Misericordia. El papa San Juan Pablo II la instituyo como fiesta y concedió indulgencia plenaria en el año 2000, jubileo del nacimiento de Nuestro Señor.

Pero ¿en dónde radica la hermosura y la importancia de esta fiesta?

Deseo que la fiesta de la misericordia sea refugio y amparo para todas las almas pero especialmente para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acerquen al manantial de mi misericordia. El alma que se confiese y reciba la santa comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. En ese día están abiertas todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias.

Esta fiesta ha salido de las entrañas de Dios. Es decir, Jesús primero nos trajo su Sagrado Corazón pero no siendo suficiente, viendo como la humanidad se hundía cada vez más y con mayor rapidez en el pecado, en la tristeza y desesperación, desgarro su corazón para sacar toda la sangre y agua que habían en él y que estaba dispuesto a derramar sobre toda la humanidad doliente para purificarla y renovarla. “Hija mía di que esta fiesta ha brotado de las entrañas de mi misericordia para el consuelo del mundo entero”.

El mensaje de la Divina Misericordia nos ha llegado a través de una monja polaca Santa Faustina Kowalska a quien ha tenido a bien Nuestro Señor revelarle a través de revelaciones privadas el inmenso amor misericordioso que tiene por la humanidad. Han quedado como un testimonio viviente en el libro LA DIVINA MISERICORDIA EN MI ALMA escrito por Santa Faustina.

El núcleo del mensaje es hacerle saber a la humanidad que su amor no tiene límites. Que no importa cuán negro sea tu pasado, tu presente o tu futuro él siempre te va amar con la misma intensidad y con la misma fuerza y si confías en él, te sacará del lugar donde te encuentras y te pondrá en un lugar tan alto como él te soñó. Sacará la mejor versión de ti mismo.

Que ningún alma tema acercarse a mí aunque sus pecados sean como escarlata. Mi Misericordia es tan grande que en toda la eternidad no la penetrará ningún intelecto humano ni angélico.

Por eso la Misericordia Divina es tan actual y necesaria en este mundo en el que vivimos. Esta pandemia mundial del Covid-19 nos ha mostrado lo frágil que somos lo seres humanos, lo frágil que son nuestras estructuras y lo vulnerables que son nuestras seguridades humanas pues en un par de días, y meses ha cambiado todo. Se han perdido miles de vidas, de empleos, la economía mundial se ha venido abajo, y aun vendrá después del cese de la pandemia, una recesión económica, problemas globales etc…

Todo nos muestra lo frágil que somos y lo necesitados que estamos de Dios. Es por ello que Dios mismo sale al encuentro, no por él sino por nosotros mismos que tanto lo necesitamos.

“La humanidad no encontrará paz hasta que no venga con confianza a mi misericordia”

Es el tiempo de la Misericordia, es por ello que el título de este artículo es  “La Divina Misericordia la última tabla de salvación del pecador”.  No es tiempo de detenerse en el pecado, no es tiempo de quedarnos en la confusión, desánimo y tristeza. Es tiempo de levantarnos y volver al Padre, que nos espera con los brazos abiertos para hacer una gran fiesta por nuestro regreso.

Antes de venir como Juez justo, vengo como redentor Misericordioso. Los sacerdotes predicarán mi Misericordia como la última tabla de salvación del pecador.

Es tiempo de recuperar la alegría, de volver al camino, retomar el rumbo. Jesús te quiere plenamente feliz.  Dios no quiere la muerte del pecador sino que se arrepienta y viva (Ezequiel18)

Regresemos con confianza a los brazos amorosos y misericordiosos de Dios. Cierra los ojos del alma y di con calma JESÚS YO CONFIO EN TI… Y verás grandes milagros

Categorías: Blog

Gólgota

La Plataforma de los Jóvenes Católicos

Deje su Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.